English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

domingo, 1 de marzo de 2015

“Y, a veces, solo a veces, me da por pensar en ti, para recordar por qué es mejor que ya no estés aquí”.


Dicen que la distancia hace el olvido, que la mejor medicina es el tiempo, que todo llega, cambia y pasa. Sin embargo, hay personas que marcan un antes y un después, y aunque nos resistamos, viven con nosotros día a día; en una canción, en un aroma que nos lleva a ese lugar o en una simple expresión que oímos de rebote y nos sumerge en una charla con él, con ella.
Nos empeñamos en borrar de nuestra memoria a aquellas personas por las que hemos sentido y se han ido, deseosos de olvidar miradas, sonrisas, palabras y sobre todo, momentos. Es tan corto el amor y tan largo el olvido… eso dicen, y quizás sea porque, sencillamente, no debemos olvidar, sino aprender a vivir con el recuerdo, porque sin él, dejamos de ser.
Estamos hechos de experiencias del pasado, somos lo que somos gracias a todas esas personas, las que se han ido y las que siguen aquí. Las que nos han hecho más fuertes, y otras veces, más vulnerables, con las que hemos conocido la desconfianza, el riesgo, la inocencia y el miedo, la ilusión y la decepción, personas que nos han permitido conocernos un poco más. Hay momentos que vale la pena recordar. Ese momento en el que pensabas que no volverías a enamorarte y, de repente, llega una persona que te demuestra que tu corazón sigue más vivo que nunca; o ese momento en el que te das cuenta de lo que te da estabilidad y de lo que te puede llegar a perturbar; personas que te ayudan a descubrir qué te hace reír y qué te hace llorar. Momentos que generan sentimientos que guían nuestro camino.
Y la clave está en saber elegir qué olvidar. Si esa persona te duele, olvídala, pero quédate con el porqué hoy quieres borrarla de tu mente. De lo contrario, corres el riesgo de volver atrás. La realidad es solo una, pero es más fácil aceptarla si te apoyas en hechos del pasado, si tienes presente lo que fue, para entender por qué hoy no es. Borra su cara, sus caricias, sus besos, sus enfados, sus sorpresas, pero no borres lo que te hicieron sentir, no olvides que una caricia suya te consoló cuando más lo necesitabas, ni tampoco olvides que un desprecio suyo te hizo llorar aquella noche entera. No olvides lo bueno para vivir en paz y no olvides lo malo para sonreír porque ya no está.

viernes, 23 de enero de 2015

La potencia de mi voz

En algunos momentos parece que la vida a veces se nos simplifica, y dejamos de consultar las líneas de la mano y empezamos a releer a nuestros poetas preferidos,  e incluso nos lanzamos a escribir algunos versos. Lo bueno de todo esto es que a mí no me sucede ni una ni dos veces, me sucede muchas veces. Ese es mi problema. Siempre vuelvo a amar.

La gente nunca se acostumbra a lo malo, y yo no soy tan especial o distinta de lo que parece,  y ojalá saber si llorar siempre que te desharmas al recordar es superar. Porque al día siguiente te levantas como si nada hubiera pasado, como disimulando que la noche anterior no lloraste olvidando. Ojalá escribir siempre, y que no importe para quien o para qué, sino para recordar todo lo que te hace sentir. Y volver a sentirlo. Como si el tiempo no hubiera pasado, porque el tiempo no cura nada. Lo curan las personas y los besos. Dejadme deciros que lo peor de alejarte de alguien a quien has querido es que acabas recordando sólo lo bueno de ella. ¿ Y cómo seguir lejos?.
Y aunque me quiera más a mí misma que a cualquier persona que no pueda ahorrarme un sólo día de sufrimiento, un día cualquiera a  la una de la mañana vuelves a escribir para recordar, y sentir.